Un clan de Nazaret causaba accidentes con niños dentro de los coches para estafar al seguro.

Una ardua investigación de la Policía Local de Valencia ha posibilitado el procesamiento y la condena de un grupo de personas que causaban accidentes de tráfico, hasta con niños de corta edad dentro de los coches, para estafar a compañías de seguros. Las sospechas de un perito que inspeccionó varios de los vehículos siniestrados y los continuos choques de un Citroën C4, que siempre conducía el mismo individuo, pusieron al descubierto los hechos delictivos cometidos entre los años 2010 y 2014. Continuar leyendo

Así descubrió la Guardia Civil que un punto luminoso en una cámara de una gasolinera era el coche de ‘El Chicle’.

Solo 37 segundos. El tiempo que dura una inspiración profunda. El tono de una llamada de teléfono. Esa fue la clave que lo desató todo. Una mancha en una foto, pero la pista definitiva para dar caza a José Enrique Abuín, alias El Chicle, el culpable de la muerte de la joven Diana Quer. Hubo que ir hasta Alemania para desbloquear el pasado verano el teléfono de la joven. Así, los agentes pudieron conocer al detalle la geolocalización de su iPhone. Es decir, el lugar concreto en el que la chica estuvo en cada momento de esa noche. O al menos su teléfono. A las 2:51:36 el terminal buscó cobertura en la antena que da señal al acceso a la autopista AG-11 en A Pobra do Caramiñal. Continuar leyendo

¿Es legal llevar una cámara de vídeo grabando en el coche?

La Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto señala que no hay necesidad de solicitar el consentimiento siempre que el destinatario de dicha grabación sea el Defensor del Pueblo, el Ministerio Fiscal, Jueces o Tribunales. Según Ángela Gómez, abogada de la consultora Pyramid Consulting, en primer lugar hay que hacer una distinción entre los diferentes tipos de dispositivos y de grabación. Un primer ejemplo son las llamadas cámaras de grabación contínua. Según la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), será grabación continua cuando el coche está estacionado y su conductor no se encuentra en su interior, pero la cámara continúa grabando. En este caso «nos encontraremos ante un caso claro de video vigilancia», afirma Ángela Gómez. Continuar leyendo

10 mitos sobre los detectives contrastados por detectives de verdad.

Detectives: ¿a quién no le gustan los detectives? Son husmeadores profesionales instalados en la sagacidad, adictos al café y las malas compañías, que viven arrastrando su fotogénica decadencia por los callejones, siempre con un erótico cigarrillo columpiándose de los labios y un chascarrillo a punto de liquidar el ego del intimidador gorila que vigila ese club de jazz en cuyo sótano se juega al póker clandestinamente. Así son, ¿eh?, tan años 40, tan románticos, tan noir. Los detectives, pensemos, trabajan en su detectivesca sombra, lo que no quiere decir que permanezcan ocultos las 24 horas en una gabardina enorme, ni parapetados tras un periódico cuya portada cubra la velada de boxeo de anoche con dos apropiados agujeritos adaptados a los ojos. Tal vez (y sólo tal vez: quién podría fiarse al 100% de la escurridiza palabra de un detective) ese misterio que envuelve su trabajo haya fiado el ideal de su profesión a las ficciones literarias, cinematográficas y televisivas. Por eso en Tentaciones les damos la palabra a los auténticos investigadores privados, para que así confirmen o desmientan varios mitos sobre su trabajo.

Fuente/leer más: https://elpais.com/elpais/2017/08/23/tentaciones/1503480605_286965.amp.html?__twitter_impression=true

Las otras “Diana Quer”.

Estos son los casos más difíciles de investigar: no hay testigo, ni móvil ni víctima», explicaba hace unos días el coronel de la Unidad Central Operativa (UCO), Manuel Sánchez Corbí. Se refería a la desaparición de Diana Quer, que el órgano central de la Policía Judicial de la Guardia Civil acaba de resolver con la detención de José Enrique Abuín, y a la del niño canario Yéremi Vargas. No son las únicas ‘dianas’ que este servicio especializado en la persecución de los crímenes más graves tiene a tiro: cuando el jueves la familia dio sepultura a los restos de la joven, aún quedaban en España más de 4.000 casos abiertos de personas desaparecidas. Pero UCO hay una y solo interviene en la investigación cuando las unidades de policía judicial territoriales –de la Benemérita, la Policía Nacional o los cuerpos autonómicos– precisan apoyo técnico y humano. Cada vez más familias con un miembro ausente reclaman su intervención. «Necesitamos una unidad especializada en cada provincia», reclama Joaquín Amills, presidente de la asociación SOSDesaparecidos, que lamenta los recortes y la desigualdad de recursos. «¿Hay desaparecidos de primera y de segunda? Yo diría que hasta de sexta», asegura. Continuar leyendo