Las compañías de seguros cada vez dedican más recursos a la detección de fraudes y estafas. La inversión en investigación es rentable para las compañías aseguradoras.

Cada minuto en España una persona trata de defraudar a una compañía de seguros, según datos de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA). Defraudar al seguro no es cuestión de picardía, por mucho que algunos casos nos parezcan llamativos. Una estafa al seguro es un delito.

Los últimos datos demuestran que las aseguradoras ponen a disposición de sus investigadores cada vez más medios para detectar las estafas, recuperando 48,10 euros por cada euro que destinan a investigar posibles casos de fraude. Así lo recoge el informe El fraude al seguro español, realizado por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA) con la información remitida por 38 aseguradoras.Las pólizas de hogar, comercio, comunidades, pymes y responsabilidad civil abarcan un 29,4% de los intentos de estafa. Continuar leyendo